Adios, 2014. Hola, 2015

Estamos a punto de dejar atrás el 2014 y de dar la bienvenida al 2015. ¿Es eso suficiente como para escribir una entrada a vuelapluma en su blog de referencia?

Pues ya ven: sí.

Durante este 2014, a lo largo de sus trescientos sesenta y cinco días,  cinco horas, cuarenta y ocho minutos, cuarenta y cinco segundos y pico -que es lo que dura realmente un año solar- han sucedido muchas cosas, lo que casi siempre es un indicador claro de que ha sido un buen año: estancarse es morir, recuerden.

Por supuesto no todo ha sido bonito durante este paseo sideral alrededor del Sol: ha habido pérdidas irreemplazables de las que te sumen en un océano de tristeza pero también ha habido encuentros casuales e inspiradores. La vida raramente es de color de rosa toda ella por lo que no se olviden de disfrutar de cada instante que sea merecedor de ello ya que no volverá a repetirse y el arrepentimiento de no haber hecho algo es la peor sensación que puede haber.

Manos sabias

Manos sabias

Ha habido movimiento: viajes lejanos y redescubrimientos cercanos. Nunca dejen de viajar, muévanse tan lejos como puedan o tan cerca como quieran. Eso les hará sentirse libres.

© pedro ivan ramos martin luz10

Viajes lejanos. Y tanto.

Por supuesto ha sido el año en el que ha nacido MOI que es lo que en realidad ha ocupado la mayor parte del tiempo y lo que lo seguirá ocupando en un futuro. Visiten la página y cuenten con nosotros, no encontrarán nada mejor en el sector. Se lo digo yo. Palabrita.

© pedro ivan ramos martin MOI moii.es luz10

MOI, año I.

Eso sí, también hemos expuesto en un museo y publicado en un blog mucho mejor que éste con premio incluido.

© pedro ivan ramos martin luz10 Expuestos en el Museo Patio Herreriano. Casi nada, oiga.

Expuestos en el Museo Patio Herreriano. Casi nada, oiga.

Hemos conocido lo que es el arte de primera mano y hasta hemos recorrido la distancia de Filípides en esa búsqueda incesante para encontrar nuevas tonterías a las que hacer frente.

pintor ivan montero luz10 © Pedro Ivan Ramos Martin

Amor a primera vista

Hemos tarareado a Extremoduro -aunque no solo a ellos, y más este año- aún reconociendo que me es imposible bailar… aunque a veces quisiera.

2014 ha sido un año distinto y motivador. Un año que ha danzado al ritmo de músicas nuevas y estimulantes para mí y también al son de los clásicos universales. Un año en el que me he desnudado ante ustedes mucho más de lo que ustedes se imaginan -y ahí está la gracia, claro- y les he contado mis peripecias, correrías y calaveradas de la única manera que sé hacerlo: como me da la gana.

© pedro ivan ramos martin luz10 marchando una de calaveradas

marchando una de calaveradas

Posiblemente gracias a este lío de blog y a los miles de fotografías que están meticulosamente almacenadas en lugar seguro -o eso espero, de hecho ahora mismo estoy haciendo un triple backup- todos estos momentos no se perderán como lágrimas en la lluvia. Pero tal y como le pasó a Roy Batty y como nos pasará irremediablemente a todos y a cada uno de ustedes y a mí mismo, a 2014 le ha llegado la hora de morir.

2015, puedes entrar. Trátanos bien.

© pedro ivan ramos martin luz10

2015, línea de salida.

 

Remato esta entrada sobre la bocina para agregar un epílogo como guinda magistral a este miniresumen de lo que ha pasado en este rincón de la red a lo largo del año saliente. Un colofón traído hace un rato por una gente que derrocha clase a raudales y que saben que en Luz10 estamos rendidos a sus pies:

Y como fue, es.

·············

Hoy brindaremos en copas de vidrio rojo.

·············

Este año he escrito 33 entradas. Ustedes han sido miles de visitantes que en miles de sesiones han leído miles de páginas, lo cual no deja de sorprenderme y maravillarme. Mi gratitud por ello es infinita e indescriptible.

·············

Como siempre, un texto y fotografías de su fiel y seguro servidor © pedro ivan ramos martin. Recuérdenlo si van a emplearlas para algo y citen su procedencia.

·············

Compartan luz10 y con ello entrarán en el 2015 con buen pie y mejor fortuna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *