pedro ivan ramos luz10

Lo bello -y lo bestia-

A veces, sin saber muy bien porqué, de repente, a uno se le enciende la bombilla. Llega entonces el momento de ponerse a escribir, que para eso se tiene un blog de fama internacional.

Verán, un amigo ha publicado en facebook el enlace a un artículo. Paralelamente le estaba yo dando vueltas a un tema -para variar- y una cosa junto a la otra me hizo recordar una ciberconversación -aunque soy más del gusto de las conversaciones de barra de bar- que terminó con el mágico título de esta entrada. Mágico porque me hizo pensar. No crean que eso sucede a diario.
Hoy voy a hablarles de la belleza.

Miren, en el artículo del que les hablaba, un sesudo pensador decía que «vivir es reconciliarse con la imperfección». Por otro lado hace tiempo no recuerdo a quién leí que venía a decir que Kim Basinger era el prototipo y la más alta expresión de la belleza por que su cara era perfectamente simétrica.

Pues no estoy de acuerdo -que raro-.

De hecho, para este humilde bloguero, precisamente la belleza -la buena, la de verdad- está en la imperfección. La perfección es aburrida y previsible: las dos mitades de la cara de la Basinger son exactamente iguales, vista una, vista la otra. No hay tensión, no hay interés, no hay ese contrapunto cautivador. Tan solo simetría y perfectísima perfección.

Tampoco les voy a decir que uno vea en Rossy de Palma esa belleza picassiana (?) de la que hablan algunos, sin duda,  muy influenciados por las drogas psicotrópicas de los 80. No. Les hablo de imperfecciones, no de catástrofes estéticas.

Claro, a veces la perfección es apabullante. Como en las fantásticas esculturas de Bernini. Quien no se estremezca al entrar en la sala de la Borghese que acoge al Apolo y Dafne y a quien no se le erice hasta el último de sus pelos al contemplar atónito como el colosal napolitano hizo que el mármol del firme muslo de Perséfone cediese  ante la mano poderosa de Hades, por favor, que deje de leer este blog. Pero ya.

Y el mármol se hizo carne. bernini pedro ivan ramos martin luz10

Y el mármol se hizo carne.

Pero, claro, luego uno llega al Louvre y se planta delante de la Victoria alada de Samotracia. Y allí se queda. Como un pasmarote. Contemplando una majestuosidad brutal, una escultura que es una salvajada inconmensurable. Contemplando la belleza. Sin brazos ni cabeza, y quizás por eso tiene aún más encanto. Quizás por eso no sería lo mismo si estuviese completa.

 un automóvil rugiente que parece que corre sobre la metralla es más bello que la Victoria de Samotracia. pedro ivan ramos luz10

Para los futuristas un bólido corriendo sobre la metralla era más hermoso… allá ellos.

¿Se han fijado alguna vez en el perro de las Meninas? cómo Don Diego hace uno de los mejores retratos caninos de la historia de la humanidad con manchas de óleo. ¿Acaso algún hiperrealista con sus perfectísimas obras en las que habría reproducido uno a uno los pelos del can podría llegar a una milésima parte de la emoción que produce el famoso mastín?

Si quieres un perro, no compres, adopta. luz10 pedro ivan

Si quiere un perro, no compre, adopte: a un amigo no se le compra con dinero.

Hace un par de años, quizás tres, tuve la fortuna de poder ir a la exposición que sobre el gran Antoñito López se hizo en el Tyssen. Y por suerte junto con Carlos también estaba Palmira, quien de arte sabe mucho, y dijo algo así como «mira, es impresionante cómo maneja el realismo mágico» señalando un cuadro en el que se veían unos repetitivos bloques de edificios en los que uno estaba razonablemente detallado y los otros se iban desdibujando hasta que el último no era más que una mancha. Si no te fijas, ves todos igual: perfectos. Ese día compré una lámina de Gran Vía que tengo en el estudio y que no deja de maravillarme. Para que luego digan que los cuadros hay que verlos desde lejos: no, hay que verlos desde lejos y desde cerca, sentir las veladuras del óleo rebajado o la materialidad de algunos trazos, los detalles o los no detalles.

gran via luz10 pedro ivan ramos

Tranquilos, no es el original

En Helsinki uno puede ir al showroom de Artek, que está muy bien, y adquirir cualquier producto diseñado por Aalto y fabricado según sus especificaciones como puede hacerlo, qué les digo yo, a través de MOI. Pero también puede encontrar multitud de tiendas donde se vende mobiliario usado. En una de ellas había piezas epatantes de luminarias realizadas en latón que ya no relucían, tenían golpes, estaban ligeramente abolladas… y algunas piezas únicas, espectaculares.

Esta rareza es como es por que debido a la II Guerra Mundial escaseaba la leche. Un día se lo explico. pedro ivan ramos luz10

Esta rareza es como es por que debido a la II Guerra Mundial escaseaba la leche. Un día se lo explico.

Los japoneses, que son muy de pensar en sus cosas, tienen el término wabi-sabi que se basa en tres realidades: nada dura, nada está completado y nada es perfecto. Claro que para ellos la plata no es hermosa hasta que no empieza a ennegrecer como explica magistralmente Tanizaki en su imprescindible librito El Elogio de la Sombra. Para mi tampoco.

A esta chapa de recién puesta no le habría hecho una foto. pedro ivan ramos luz10

A esta chapa sin sus imperfecciones no le habría hecho una foto.

Porque es más interesante un palimpsesto que un estúpido muro de pulcro hormigón pulido. Porque Berlin me pone y Praga me deja frío. Porque tengo una Ducati en lugar de una BMW. Porque la belleza perfecta me resulta aburrida hasta el hastío y la imperfecta me atrae como la luz a las polillas… quizás por todo esto, entre otras cosas, servidor de ustedes encuentra lo bello en lo bestia.

·············

«La Belleza será convulsa o no será» André Bretón.

·············

Programas de televisión como La Voz y bazofias similares me parecen un truño de proporciones bíblicas. Quien se crea que para ser cantante hay que tener buena voz, le recomiendo que escuche a Marea. Por ejemplo esta barbaridad de temazo.

·············

Relacionado con lo anterior. Uno comulga con lo que dice Evaristo y es que, de siempre, el cobre viejo me deslumbra más que el sol.

·············

Como siempre, un texto original y como casi siempre, unas fotografías originales (todas menos una) de su fiel y seguro servidor © Pedro Iván Ramos Martín. Usenlas si quieren, pero citen su procedencia.

·············

Es sábado y hace muchísimo viento. Eso me hace pensar en la idea de lo Sublime, de la belleza desatada de una tormenta, pero mejor lo dejamos para otro post. Sigan atentos.

·············

 

6 thoughts on “Lo bello -y lo bestia-

  1. yo he tenido q volver a leerlo, no porque no me haya enterado la primera vez, sino por la belleza (o no?) del artículo en sí.
    wonderful

    • Sólo puedo añadir (a la par que actualizo la entrada) que «La Belleza será convulsa o no será» (André Bretón)

  2. Cuando leo algo sobre belleza me viene siempre a la mente el libro de Edmund Burke de 1757 «Indagación filosófica sobre el origen de nuestras ideas acerca de lo sublime y lo bello» , que a la vez me evoca a los cuadros de Caspar David Friedrich, y uno sobre todos «Monje frente al mar»…

    • Me alegra que los comentarios superen el nivel del post. Anotado queda el libro.
      Pero más me alegra coincidir tanto con comentarios como éste por que precisamente ese cuadro era el que tenía en la cabeza cuando hablaba de la sublime belleza desatada de una tormenta…
      Pero no adelantemos acontecimientos sobre lo sublime según Schopenhauer y los románticos (ups!)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *