fusion extrema luz10

Fusión Extrema (I)

Como les apuntaba en el post anterior, desde mi segunda visita a Berlin, soy un ferviente entusiasta del elevado placer que el consumo de cerveza aporta al cuerpo y al espíritu. Es una de mis grandes virtudes.

Recientemente, en el lugar de culto y reunión que es el Penicilino, en una charla que, por intrascendente, bien pudo cambiar el destino de la humanidad -el efecto mariposa y eso, ya saben- recordé una postal que mandé desde la Villa Saboya arrebatado por el espíritu del Rey de Extremadura.

Unos días después, retornó a mi vida el término fenomenológico. Todo encajaba. El mundo en el fondo esconde un preciso orden disfrazado de caos y entropía. Y si no ¿cómo se explican el que la cerveza sea prácticamente pan líquido?

Verán, a estas alturas de la película, ya sabrán que voy escribiendo sobre hechos que me suceden aparentemente de manera fortuita e inconexa, pero también sabrán que Dios no juega a los dados así que todo tiene que tener un porqué, digo yo.

La fenomenología aspira al conocimiento estricto de los fenómenos, siendo estos, sencillamente, las cosas tal y como se muestran, tal y como se ofrecen a la conciencia. Por tanto la virtud de un buen fenomenólogo es su perfección en el mirar.

Martin Heidegger fue uno de los mejores representantes de la fenomenología trascendental en la cual la realidad es una consecuencia de los distintos modos de actuación de la conciencia pura o trascendental.

Trascendencia constituye individualidad

Martin Heidegger, trascendiendo.

¿Y a dónde demonios quiero llegar? pues no crean que lo tengo muy claro. Es muy propio de mi meterme en todo tipo de charcos y jardines de los que no es fácil salir airoso.

Vamos a darle una vuelta  más a esta tuerca aún a riesgo de que se pase de rosca: Uno ha ido viajando por ahí como el tío Matt visitando lugares y arquitecturas con la cámara colgada al cuello y con un curiosísimo e imposible bagaje musical.

En ocasiones, como en la Villa Saboya, ante un hecho físico como puede ser una escalera -icónica, eso sí- de entre los miles de versos que el que suscribe tiene metidos en algún lugar de la memoria, surgen con prístina claridad los adecuados. Y es entonces cuando un fenómeno cobra sentido, de manera individual, personal e íntima, por supuesto, fusionando asuntos tan dispares como arquitecturas o lugares vividos con las letras de Extremoduro haciendo que también estas últimas sean, así, fenómenos.

Si usted, querido lector, es filósofo, me dirá que no me he enterado de nada, que debo leer con detenimiento a Heidegger y a Husserl y que no se de lo que estoy hablando. Con toda seguridad tendrá razón pero comprenda que no soy más que un arquitecto que bebe cerveza, hace fotos y escribe un blog. Nada bueno puede salir de una combinación tan demencial.

Así, con todos estos errores y patadas en la mismísima entrepierna de la filosofía, les dejo -en la línea del anterior post- con una serie de realidades.

Al fotografiar, el autor escoge una visión de la realidad: personal, elegida e intencionada que traslada al resto del mundo. En esta ocasión, además, les incluyo unos versos que en algún momento salieron de la garganta o la pluma de Roberto Iniesta, el rey de Extremadura, y que por algún motivo me pareció que encajaban con lo que estaba viendo, viviendo y fotografiando.

·············

Y si fuera

mi vida una escalera

me la he pasado entera

buscando el siguiente escalón,

convencido

que estás en el tejado

esperando a ver si llego yo.

La vereda de la puerta de atrás. Foto escalera Saboya

La vereda de la puerta de atrás. Foto: escalera Villa Saboya

·············

No se atreve la luz si no estás tú,

a pasar por aquí si oye mi voz.

Desde que no estás tú en este rincón,

no se atreve a pasar la luz del Sol.

Si oye mi voz, se queda fuera.

Tercer movimiento. Foto pantheon

Tercer movimiento. Foto: Panteón

·············

Todo da vueltas menos a mi alrededor

nunca me entiendes cuando te hablo con la voz

no necesito agarrarme creo que puedo congelarme

ya me levanto que ya no puede ser peor

y ya ni te miro no sea que me dé un dolor

Volando sólo. Foto dinamismo de un monigote

Volando sólo. Foto: Dinamismo de un Monigote

 

·············

Soledad que te pegas a mi alma

en la dulce soledad de este campo de otoño

No hay momentos de sosiego.

Rebeldía pura de amores, sin amores.

Ilusiones puras y puros conformismos

intentando levantar el espíritu nostálgico

de querer estar contigo

y nunca estarlo

Abrazado a la tristeza. foto cementerio de Estocolmo

Abrazado a la tristeza. Foto: cementerio de Estocolmo

 

·············

Y no es nada

comparado con el doler

que le da a mi alma tu mirada

y no puedo evitar

que hoy me vuelvo a sentir como una foto en la pared

y no respiro pa no hacer ruido

y no cambio de postura

y si te paras a mirarme: castigo,

reviento y no quiero hablar.

Abre el pecho y registra. Foto Centro Pompidou París.

Abre el pecho y registra. Foto: Centro Pompidou París.

·············

Abro la puerta y soy yo también quien entra

me gustaría poder salir fuera de mí.

Hago preguntas que nadie me contesta

y a media noche mi corazón empieza a latir tac, tic, tac

Con un latido del reloj. Foto puerta en Helsinki

Con un latido del reloj. Foto: puertas en Helsinki

·············

Ama, ama y ensancha el alma

Quisiera que mi voz fuera tan fuerte

que a veces retumbaran las montañas

y escuchaseis las mentes social-adormecidas

las palabras de amor de mi garganta.

Ama, ama, ama. Y ensancha el alma. Foto Gran San Bernardo. Alpes

Ama, ama, ama. Y ensancha el alma. Foto: Gran San Bernardo. Alpes italofranceses

·············

Fue por tí, por tu luz el día que te conocí

Se me abrió el corazón, solo vivo para ti.

Desde entonces, ¡cómo brilla el sol!

Arrebato. Foto Ronchamp

Arrebato. Foto: Ronchamp

·············

¿Tu casa dónde está?

Entre viento y nieve

No me pienso alejar

por si se mueve

Calle Esperanza s/n. Foto vivienda Alvar Aalto en Helsinki

Calle Esperanza s/n. Foto: vivienda Alvar Aalto en Helsinki

 

·············

Hice un barquito de papel para irte a ver

se hundio por culpa del rocío.

No me preguntes

como vamos a cruzar el río

Cuarto movimiento. Foto suecia

Cuarto movimiento. Foto: Suecia

·············

De acero soy de la cabeza a los pies

y el cielo es sólo un trozo de mi piel

de carne y hueso para tí

de carne y hueso sólo para tí.

Y no me escondo casi nunca detras de un cristal

y no me corto cuando quiero volar

De acero. foto Neue National Gallery

De acero. Foto: Neue National Gallery

·············

Perdido entre montañas, no conozco este lugar

Y tengo la sensación de haber estado, aquí,

antes ya…

Cabezabajo. Foto Goetheanum

Cabezabajo. Foto: Goetheanum

 

·············

Es menester

en la cañada

dejar el arroyo

con sus ruidos

Deltoya. Foto museo Judío Berlín

Deltoya. Foto: museo Judío en Berlín

·············

Se rompió la cadena que ataba el reloj a las horas,

se paró el aguacero ahora somos flotando dos gotas,

agarrado un momento a la cola del viento me siento mejor,

me olvidé de poner en el suelo los pies y me siento mejor.

volar…volar

Dulce introducción al caos. Foto cadena Café Paseo en Santa Marta (Luz10)

Dulce introducción al caos. Foto: Café Paseo en Santa Marta (Luz10)

·············

No dejen de escuchar esta brutalidad de tema para comprender un poco más a quien escribe este modestísimo blog.

············

Se ha escrito mucho sobre las letras de Extremoduro. Aunque ha sido en su etapa final cuando el grupo castúo ha llegado al gran público conviene recordar que ya en su primera maqueta (Rock Transgresivo, 1989) incluía dos últimas pistas que son poesía pura.

·············

Si le ha parecido medianamente interesante algo de lo que he escrito, usted tiene la obligación de conocer la obra de Don Manuel Chinato.

·············

Piensen que este post no se ha escrito solo, las fotografías no se han escogido solas y ni tan siquiera se hicieron por obra y gracia de ningún ser extraterrenal. Todo esto lo hizo el autor para que pudieran disfrutar de ellas así que si quiere usarlas, hágalo, pero cite su procedencia.

·············

Un texto y fotografías originales de su fiel y seguro servidor © Pedro Iván Ramos Martín

·············

 

2 thoughts on “Fusión Extrema (I)

  1. Hay dos cosas en esta vida que consiguen remover mis entrañas, Extremoduro y la buena arquitectura, así que se pueden imaginar lo que opino de este post, INSUPERABLE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *