diario de un perro verde (iv)

Uno de los mayores dramas a los que se puede enfrentar una persona oriunda del rincón de la Tierra donde se habla el castellano más correcto – Salamanca- es acabar con sus huesos en Valladolid y rodearse de leístas.
No me malinterpreten, pesar de su permanente desencuentro con el complemento de objeto directo algunos son buena gente, pero cuando un padre oye a su hijo decir «traemele» el drama pasa a ser tragedia griega.

Read More

Diario de un perro verde (i)

Las risas, poco a poco, se fueron transformando en incertidumbre a medida que se extendía de manera implacable. Nos creíamos mejores y a salvo en nuestras confortables vidas. Unas vidas que ahora sabemos frágiles y delicadas como un diente de león que hace frente a una breve brisa primaveral.

Ha llegado. Está aquí y todo lo que creíamos seguro ya no lo es. Probablemente no lo volverá a ser.

Read More

Moka Express

Soy un ser bastante cabezón y caprichoso y sibarita y exquisito y a veces un poco idiota y a menudo un tanto insoportable y no siempre lógico. Además, por alguna razón, a actos aparentemente triviales que podrían ser perfectamente anodinos me gusta darles un aire de grandiosidad en su humildad. Me gusta sublimar su sencillez, dignificar su esencia, ennoblecer lo baladí.

El ser humano lleva desde el s. XV infusionando café. Hoy les voy a contar la historia de mi cafetera.

Read More

El mondongo

El frío, técnicamente, es la ausencia de calor. Además es una sensación subjetiva, particular e independiente de cada individuo. No es un valor absoluto ni es algo cuantificable. Aún así puede afirmarse con rotundidad que si hay un lugar frío en el planeta, ese es Ledesma. Y si algo bueno tiene el frío es que curte el alma. Y cura los chorizos.

Read More

© pedro ivan ramos martin | luz10.com

fueda TATÓN!

Acaba Junio y se desperaza el verano que asolará la planicie mesetaria en la que habito. Por fin hace calor en este extraño, intenso y trepidante 2018 en el que no nos hemos visto las caras por aquí desde el lejano y frío día de reyes.

El tiempo pasa: hacía ya mucho que yo no venía por este bar, cosa que lamento profundamente, por imperdonable.

La última vez que aporreé estas teclas aún olía a turrón y colesterol. Ahora casi huele a Tour: mañana saldré en bici y, con suerte, el calor golpeará sin piedad mi montura de titanio.

Read More