© pedro ivan ramos martin | luz10.com | fotografia de arquitectura

la casa de los abuelos ii

Quizás fotografío cuanto puedo para retener todo aquello que fue y ya no es. Atrapar el tiempo es la magia de la fotografía.

¿Pero qué pasa cuando hay que destruirlo todo y a pesar de ello conservar esa memoria?

En una entrada anterior les describí como buenamente pude ese rincón del universo que era la casa de mis abuelos. La casa donde vivían la abuela Mari y el abuelo Manolo, con aquel largo pasillo de parqué de roble que guardaba celosamente retazos de mi infancia.

Primero nos dejó mi abuelo y después mi abuela. Afortunadamente la casa se quedó en la familia seguramente porque gracias a sus dos puertas se pudieron segregar sendas viviendas independientes: la de mi tío, con acceso por la puerta principal y la de mi padre, con acceso por la puerta de atrás.

© pedro ivan ramos martin | luz10.com | fotografia de arquitectura

Gracias a esa puerta se pudo segregar la vivienda

Como los padres tienen una fe inquebrantable en los hijos, los míos tuvieron a bien confiar en mis limitadas capacidades el acometer la reforma de la vivienda.

A estas alturas imaginarán que para mí el encargo se las traía. Por un lado debía hacer una reforma, a ser posible que el resultado fuese cómodo y funcional. Por otro lado a pesar de que me disponía a arrasar la casa de mis abuelos, el resultado debía seguir siendo la casa de mis abuelos.

© pedro ivan ramos martin | luz10.com | fotografia de arquitectura

Había que arrasar con todo para que (casi) todo permaneciese

Servidor de ustedes está acostumbrado a realizar su labor profesional en obras ajenas. Bien fotografiándolas o bien equipándolas, pero la base prácticamente siempre tiene la mano de otro autor y lo que hacemos en MOI se apoya en ella. Pero en esta ocasión era distinto.

A pesar de ser una reforma de una vivienda de poco menos de 60 metros cuadrados mi intención era que sirviese de lienzo a varios de los temas que rondan mi cabeza de una forma machacona.

© pedro ivan ramos martin | luz10.com | fotografia de arquitectura

muchos temas reiterados en el imaginario del autor

Por supuesto que la premisa fundamental es que fuese una casa cómoda y que el que el gasto energético fuese el menor posible teniendo la reforma un presupuesto contenido.

La otra premisa, la espiritual, era que esa vivienda siguiese manteniendo la esencia de la anterior. Seguramente los alumnos más aventajados de la clase estén pensando que para eso la idea del palimpsesto venía pintiparada.

© pedro ivan ramos martin | luz10.com | fotografia de arquitectura

intentando lograr un palimpsesto

Pues efectivamente: en lo poético pretendía hacer una vivienda palimpsesto.

Ustedes ya conocen cómo era la casa de mis abuelos. Así sólo debía interpretarla, depurarla, alambicarla, destilarla y recomponer el resultado.

Posiblemente el cliente más difícil es el más cercano. A estas alturas de la película servidor debería tener más o menos controlados estos temas propios del interiorismo -son casi 14 años dedicados al noble mundo del mueble y similares- .Pero el tener un encargo de estas características, a quien les escribe, le acogotaba y bloqueaba. Lo que en la vida diaria suelen ser certezas se volvían dudas insondables, lo que a diario resolvemos sin problema en el trabajo cotidiano se erigía como un muro inexpugnable. Supongo que es el miedo al fracaso o el pánico a que la gente realmente se de cuenta de que mis limitaciones son mucho mayores de lo que aparentan y descubran que en realidad este humilde juntaletras no es sino humo y no sabe hacer la O con un vaso.

© pedro ivan ramos martin | luz10.com | fotografia de arquitectura

A veces las cosas salen

De alguna manera todos estos miedos e inseguridades se van superando. En realidad son algo que siempre está ahí y que se va trampeando día a día gracias a una familia, a una socia, a unos amigos… y a tener ya cierta experiencia vital instalado en la agonía que hace que, posiblemente, en realidad no sepa vivir de otra manera: con tensioncilla.

Con esos mimbres me dispuse a abordar este pequeño pero intenso proyecto. Recurrí a mis recuerdos pero también me puse en en la piel de los clientes. No me fue demasiado difícil ya que conozco a mis padres desde que era un niño.

© pedro ivan ramos martin | luz10.com | fotografia de arquitectura

conocer a los clientes ayuda a diseñar una vivienda

Dada la idea base de partida, los elementos fundamentales debían estar donde estaban pero se reinterpretaron de una u otra manera.

Se optó por liberar al máximo el espacio y por conservar aspectos y guiños a lo preexistente en la búsqueda de esa idea de palimpsesto.

Así, la cocina se abriría al resto de la casa, eliminando tabiques y creando un gran espacio que se iluminaría y calentaría gracias a la privilegiada orientación de la fachada principal.

En la zona de cocina, se deja visto el forjado de vigueta y bovedilla a la catalana existente en ese espacio que anteriormente sólo estaba presente en la despensa -y que por alguna razón no es así en el resto de la vivienda-. Se enfatiza de esta forma  la estructura de la vivienda que articula los distintos espacios y que, por otro lado, marca una cota virtual de 220 cm , que es la inferior de las vigas de canto y que supone el límite al que llegan los distintos huecos y elementos como el alicatado de la cocina o la celosía de roble.

© pedro ivan ramos martin | luz10.com | fotografia de arquitectura

La cocina se abre al resto de la casa

Una gran mesa articula el espacio y en torno a ella girará la vida. En ella se comerá, se trabajará, se charlará… tal y como sucedía con la gran mesa que había en la cocina, aunque ahora está girada 90º respecto a la original.

El pasillo se  recrea mediante una celosía de roble macizo que genera un espacio previo al dormitorio y al baño  y tiene su reflejo en las puertas del armario que, literalmente, ocupa el lugar del pasillo, empleando esa misma celosía de roble y esbozando virtualmente el espacio por el que discurría el largo corredor. Una de las ideas fundamentales era que estuviese nítidamente presente ese pasillo en una vivienda que no tiene pasillo.

© pedro ivan ramos martin | luz10.com | fotografia de arquitectura

Pasillo virtual. O eso se pretendía

En la zona de estar y en el dormitorio se conservan los techos y molduras de escayola y se descuelgan lámparas que evocan de alguna manera las que iluminaban esas estancias en su momento. Se ha dado una especial importancia a la iluminación como generadora de ambientes y diferenciadora de espacios físicamente continuos. El control solar mediante cortinas enrollables que matizan la luz natural recrea el efecto que tenían las antiguas cortinas de ganchillo.

© pedro ivan ramos martin | luz10.com | fotografia de arquitectura

La iluminación era un aspecto fundamental

En el dormitorio, la pieza más íntima de la vivienda, se conservaron cerramientos e, incluso, todo el mobiliario, que se restauró lijando y barnizando los elementos de madera maciza, dejando su aspecto natural y lacando los paños de tablero en blanco.  Las butacas se retapizaron y sanearon. Para la iluminación, la lámpara Disa, de Coderch, toma protagonismo mientras que unos apliques pasan casi desapercibidos generando una agradable luz indirecta.

© pedro ivan ramos martin | luz10.com | fotografia de arquitectura

Quizás esa lámpara siempre estuvo ahí.

En el pavimento se volvió a usar el roble, esta vez con una tarima flotante de madera maciza salvo en la cocina que se optó por un porcelánico.

En cuanto al sistema de calefacción se independizó del resto del edificio y se aprovecharon los radiadores de hierro fundido existentes. Se sustituyeron todas las carpinterías exteriores por unas de alta eficiencia. Dado que también se aisló notablemente en cerramientos y techos, aprovechando la incidencia del sol apenas es necesario encender la calefacción.

© pedro ivan ramos martin | luz10.com | fotografia de arquitectura

Los radiadores preexistentes y ciertos elementos se conservaron

Los clientes parecen bastante satisfechos y a mí me hace ilusión el recordar esa casa. Me gusta ver las molduras de escayola conviviendo con muebles modernos. Me gusta salir del aseo por el pasillo aunque ya no haya pasillo. Me gusta que la lámpara de Coderch parezca que siempre estuvo allí. Me gusta salir a la terraza y respirar el mismo frío salmantino, puro e intenso, que respiraba cuando era niño y ver la temperatura reflejada en el termómetro del edificio de la Caja Rural. Pero, sobre todo, me gusta que el teléfono original siga estando donde siempre ha estado.

Espero no haberles aburrido demasiado.

 

·············

Además de lo espiritual, esta entrada ilustra lo que mi querida socia a la par que amiga Beatriz y yo hacemos para ganarnos las habichuelas. Visiten la web de MOI, quién sabe si en algún momento necesitaran equipar un espacio interior…

·············

Hay quien desprecia en cierta medida el interiorismo. Personalmente pienso que es lo que más íntimamente está en contacto con el usuario y por ello tiene una importancia vital en cualquier obra. También les digo que el interiorismo no es solo combinar colores, elegir pavimentos o el modelo de una silla. Tiene que ver con percepciones espaciales, con interrelaciones sensoriales, con el concepto global de una obra y con el uso que le dará el cliente. Va mucho más allá que la mera y simple decoración.

·············

Para hacer un pasillo en una casa sin pasillo el autor ha debido ser objeto de numerosas pedradas mentales que pocas veces llevan a algún sitio. Si se ha conseguido aunque sea en parte, habrá merecido la pena y solo por ello deberían compartir esta entrada entre sus seres más queridos.

·············

Un texto, fotos e incluso proyecto originales de su fiel y seguro servidor © pedro iván ramos martín. Pueden usar las imágenes si lo desean, pero citen fuente y autor. En la siguiente vida el karma se lo tendrá muy en cuenta.

·············

Publicar esta entrada precisamente hoy, no es casualidad.

·············

Bonus track:

 

4 thoughts on “la casa de los abuelos ii

  1. Muy elegante caballero, enhorabuena. ¿Proyecto íntegro de MOI?, dirección de obra y tal, licencias, … Muy bien

    Me gusta el detalle de que haya un lugar para colocar los portafotos, claro que teniendo en cuenta de quién son las fotos tiene menos mérito haberse acordado

    • Si señor. En este caso lo hicimos todo, un llave en mano de verdad, pero como digo es una excepción dadas las circunstancias.
      El protagonista ya se sabe quién es…

      -Se agradecen los elogios, aunque el mérito es del cliente :-)-

      • Me lo estoy mirando mucho, debe ser que me gusta 🙂

        La cocina es muy, pero muy parecida a la que me puse este verano. La misma placa casiblanca Bosch (¿también te miraban en plan, el jodío manías?) Yo laqué la gola en blanco también.

        La encimera ¿es cuarzo?, ¿el fregadero también? Ahí me dejé convencer y lo puse de inox, debería haber opuesto más resistencia. Y ese modelo de grifo pensé en ponerlo, pero era caro y, ya ves, a veces da por ahorrar en lo más tonto.

        • La gola en blanco siempre queda bien, sí. La verdad es que el color aluminio tiene una razón poco poética y que no se debe confesar: la guía de la puerta de vidrio debía haber sido oculta, pero mandaron esa y la otra tardaba mucho. Por no retrasar la obra dijimos, pues bueno… y buscamos alguna relación con algo más en gris… Estas cosas no se confiesan en público, ¿no? bueno, esto nadie lo lee.
          La encimera es compac blanco, usease cuarzo sintético. El fregadero es en el mismo material pegado con inglete con lo que parece una superficie continua. Los materiales tipo Corian y demás son carísimos y no me terminan de convencer y esta solución estéticamente queda muy parecida, cuesta la tercera parte y, personalmente, el tacto me parece más agradable. Los muebles son en un material composite que tiene un acabado fantástico, antirayas, antihuellas, antibacterias, antitodo que en blanco quizás luzca menos, pero en negro es es-pec-ta-cu-lar.
          Y el grifo… mola 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *