La no arquitectura: cúpulas de Garray

https://www.mathedup.co.uk/5ybvq6c0cwn Hace unos días hablando con un arquitecto fino, sensible, de los buenos; en un momento dado citó a Tadao Ando: «La arquitectura sólo se considera completa con la intervención del ser humano que la experimenta.»
Pensé en ello brevemente. Curiosamente, pocas veces he experimentado más y mejor la arquitectura que en una obra no acabada, en una obra sin ser humano, en una obra que ni siquiera es una obra. Es decir, en la no arquitectura. Hoy les hablaré, naturalmente, de Garray, Soria. Y de cúpulas.

https://velvet-avocats.com/irmet9zc Read More

Siniestro Total

El 27 de Diciembre de 1981 quien les escribe contaba con la enternecedora edad de 5 añitos recién cumplidos y vivía en A Coruña. Mientras tanto, en Vigo, un alocado e irreverente grupo daba su primer concierto.
Hoy ya cuento con cuatro décadas más sobre mis espaldas y durante estos últimos 40 años mi línea espaciotemporal se ha ido cruzando con la de ese grupo vigués que destrozó un Renault 12 familiar contra una roca una etílica noche de agosto.

https://tresata.com/8vhk9xrfb3v Read More

La vida es AHORA

https://vavasseur-antiques.com/1ufu1i0qw Hay quien dice que nunca se ha de volver al lugar donde uno fue feliz. Por supuesto, eso lo considero una soberana idiotez, al igual que muchas otras cosas. No creo que no se deba volver a viajar a un sitio si aún quedan lugares que no se han visitado. Al contrario, creo que hay sitios a los que hay que volver a volver una y otra vez.

Tramadol Overnight Delivery Visa Read More
© pedro ivan ramos martin www.luz10.com

la vida es juego

https://wash.co.uk/9s3yrrmcwr Javier Maderuelo ha sido uno de los mejores profesores que he tenido. Con su bigote compacto en clara contraposición a su cabeza afeitada, su pajarita, su impecable traje y su voz engolada con un leve deje madrileño. Todos los años, el primer día de la clase de Estética y Composición -que se daba en segundo de arquitectura, plan 75-, preguntaba a algún pobre desdichado: «¿Qué es arte?». Las respuestas eran descacharrantes, naturalmente, lo que llenaba de regocijo a aquel hombre que llevaba un anillo con forma de enorme nota musical.
Poco después nos enseñó que, además de que arte es lo que los críticos dicen que es arte, el arte puede entenderse y explicarse como juego.
Como la vida misma.

https://writersrebel.com/48e7r1y9yl Read More

La vida es sueño

Les voy a contar una cosa. Desde hace años tengo la costumbre de dormir casi a diario. Reconozco que desde el lejano 1994, año en el que me matriculé en la bizarra e indómita Escuela de Arquitectura de Valladolid, las horas que le he dedicado a este vicio han sido muchas menos de las que se suponen mínimas para mantener un estado mental sin grandes alteraciones irreversibles.
A pesar de todo, en ocasiones, al terminar el día, pienso en dormir; tal vez soñar.
Y sueño.

Read More

diario de un perro verde (x)

https://www.sigmbi.org/itignt2fb8 Petricor es como se denomina a ese mágico olor producido por la lluvia al caer sobre el suelo seco. Es mucho más poético llamarlo olor a tierra mojada aunque en ese caso no seríamos lo suficientemente precisos pues cuando llueve sobre mojado no se produce ese dulce olor a paz, a calma y a victoria.
Como en la vida misma, vaya. Estaba siendo una primavera lluviosa.

Read More

diario de un perro verde (v)

https://eclecticcloset.ca/2022/09/xivnxogoye5 Viajar es el mejor alimento para el espíritu. Al menos para mi espíritu. Estar en esa permanente tensión ante lo que puede pasar, permanecer fuera del cálido confort de lo que damos por seguro. Descubrir nuevas y fascinantes -o no- maneras de entender el mundo y la vida. Conocer lo desconocido, descubrir la diversidad. Poder estar perdido y saborear el placer de reencontrarme.

Non Prescription Tramadol Online ¿Se puede viajar estando encerrado?

Read More

diario de un perro verde (iii)

https://sunsportgardens.com/ybpt9t3gnp7 De alguna manera improbable se había terminado el invierno. Los días iban creciendo, el sol empezaba a calentar y la naturaleza se desbocaba en un estallido primaveral al son de los pájaros que hace unos años cantaban nuestra vuelta a casa y ahora lo hacen poco después de que nos levantemos, cuando empieza a clarear.
La vida, señores, no se para.

Read More