© pedro ivan ramos martin | luz10.com

fueda TATÓN!

Acaba Junio y se desperaza el verano que asolará la planicie mesetaria en la que habito. Por fin hace calor en este extraño, intenso y trepidante 2018 en el que no nos hemos visto las caras por aquí desde el lejano y frío día de reyes.

El tiempo pasa: hacía ya mucho que yo no venía por este bar, cosa que lamento profundamente, por imperdonable.

La última vez que aporreé estas teclas aún olía a turrón y colesterol. Ahora casi huele a Tour: mañana saldré en bici y, con suerte, el calor golpeará sin piedad mi montura de titanio.

Verán, en este tiempo han pasado muchas cosas. La verdad es que casi todas creo que buenas y a gente buena.

Saben que pienso que pocas cosas hay más gratificantes que a la gente buena le pasen cosas buenas y viceversa: ya les he dicho por activa, por pasiva y por perifrástica que deben rodearse de buena gente para tener una vida plena y agradable: yo lo hago y es el secreto de mi venturosa existencia.

© pedro ivan ramos martin | luz10.com

rodéense de los mejores. Siempre. Lo demás viene solo.

Han sido meses de un nivel de agobio bastante elevado, por no decir brutal, -y en otra cosa no, pero en agobios, servidor, tiene un doctorado- pero al final de una forma u otra todo se supera dignamente y a uno le da por pensar y meditar sobre las cosas importantes con la firme intención de continuar esta humilde bitácora que navega a la deriva.

Abé, que les cuente, como siempre, mis entretelas: en Enero Miniño cuando veía un camión abría mucho los ojos, que se le iluminaban con un brillo especial y señalando con su diminuto dedo índice gritaba M-HA-MMMM, PAPÁ: M-HA-MMMM. lo que era todo un logro ya que poco antes todo vehículo con ruedas era un tató, su primera palabra articulada.

Ha pasado el tiempo y ya no dice M-HA-MMMM sino UN-MAÑÓN. y acierta a adivinar si es un-mañón-a-tzura -su preferido, el de la basura-, un-mañón-bero, con su sirena y escalera o un anodino mañón a secas, que es algo mucho más vulgar que un tató-a-pala.

Por ejemplo, existe alguna razón -que desconozco- por la que MiniP cuando ve una mosca no la llama mosca, sino tatón. FUEDA TATÓN grita muy serio cuando una de ellas le incomoda ahora que aprieta el calor en la meseta. Y a mi me parece fascinante. Tatón.

© pedro ivan ramos martin | luz10.com

Desconozco cual es la clave, pero quizás importa poco

Cada día que pasa esa pequeña personita va evolucionando y haciéndose. Construye bobots con las piezas de Lego cada vez con más maña y se enfada mucho si su torpe padre elige una combinación cromática poco afortunada, tirándola con furia contra el suelo y mientras estalla en pedazos se tapa la cara muy dramático y grita NOGUTA.

Aunque para él, durante meses, todo era de color veed-de. Al punto de que llegamos a pensar que había heredado el daltonismo de su abuelo pues pocas cosas eran achún o mayii-yo. Antes de su época veed-de había tenido un periodo go-ho en el que todo lo debía ver en color carmesí, por lo que sospechábamos que nos estaba tomando el pelo.

© pedro ivan ramos martin | luz10.com

monocromo: color verde.

No vayan ustedes a pensar que hablar su idioma es fácil. Un paa-to, que nada tiene que ver con un pato ya que pato es pato y hace cjuá-cjuá-cjuá. No, un paa-to puede ser un plátano o un zapato, incluso un plato. Una fanana es una manzana pero una vhanana es una ventana y una manana es un timbre, porque suena como una campana. La autocaravana de los abuelos es el coche-abelo-canana. Eso sí, una amapola es una amapola, que es una fchón que no le gusta mucho porque no bele.

© pedro ivan ramos martin | luz10.com

M-HA-MMMero

En Enero Papá Noel era Papapí y Bob Esponja, Bompa. Peppa, por supuesto, siempre ha sido Peppa -personaje que me resulta especialmente repelente, por cierto-. Nunca se ha referido, de momento, a Gumball de ninguna manera.

© pedro ivan ramos martin | luz10.com

Aninas!

Un muñeco indeterminado es un ñeñor, pero si tiene la nariz larga es Poocho. 

Un elefante es un pante y una anina es una gallina. Un a-ayio es un caballo, un e-ejo un conejo y un ñanión un avión. Una guya es una grúa y el coche achilla es una lechera.

Ese operario maneja la excavadora con destreza: Eñeñó tató-apala BRRRRRRMMM.

Y el tiempo sigue pasando.

© pedro ivan ramos martin | luz10.com

ojalá poder capturar algunos momentos y fuesen para siempre

Dentro de poco un camión será un camión y al autobús nunca más le llamará achún. Se perderá para siempre que cualquier invertebrado volador sea un tatón y un día será el último que pida el pete cuando se vaya amamí.

¿Saben qué les digo? que da vértigo pensar en todo eso, que con cada logro que alcanza y cada paso que da uno comprende que el tiempo sigue transcurriendo y que no se va a parar. Que esperar a mañana puede ser tarde y seguro que es tarde. Para lo que sea.

© pedro ivan ramos martin | luz10.com

Hay que mirar adelante, pero no dejar nada para mañana

Porque mañana será o no será. Porque mañana no pedirá ayuda para desenganchar dos piezas de Lego diciendo quito quito quito ni querrá menená cheche-á-ieta. Porque cuando mañana sea hoy seguirá habiendo un mañana al que nunca llegaremos. Un mañana en el que no podemos hacer nada. Un mañana que hoy es nada.

Y es que mañana casi habré olvidado cuando apenas era consciente de que tenía manos y las movia sin ton ni son y las miraba entre curioso y asombrado. Mañana no recordaré la primera vez que me llamó papá y en qué momento exacto abandonó el pecho materno. Porque hoy no se cual fue la última vez que llamó ababau a un perro ni cual fue la última patada que me dio a través de su madre.

© pedro ivan ramos martin | luz10.com

Mañana será otro día, dicen.

Llegará un día en el que le habré cogido en brazos por última vez, que le habré cambiado el último pañal  o que me habré levantado de noche a calmarle en mitad de su último mal sueño. Todo eso será mañana. Por eso hay que vivir el hoy con tanta fuerza como sea posible. Exprimirlo hasta la extenuación y no dejar nada para ese posible mañana.

Porque mañana el mundo habrá dado otra vuelta conmigo o sin mí. Con usted o sin usted. Con la humanidad entera o sin ella.

Lo único seguro es que mañana saldrá el Sol.

O no.

Vaya usted a saber.

·············

Llevo meses diciéndome a mí mismo que debía retomar el noble arte de la escritura, pero durante todos estos meses me he ido diciendo que lo haría mañana. Y ya ven, al final, lo he hecho hoy.

·············

Puede que la próxima entrada de Luz10 sea mañana o puede que sea dentro de seis meses. El tiempo lo dirá.

·············

Tengo cosas que contarles, pero… ya saben, la vida. De todas formas, gracias por estar ahí, a los que queden.

·············

Y lo de siempre: texto y fotografías de su fiel y seguro servidor ©pedro iván ramos martín y blablablabla

·············

breve diccionario miniño – español:

abé: a ver

bobot: robot

caco: casco

cacoco: Tampoco (nombre propio del perro que vive con nosotros)

coco: moco

e-niño, e-nene: él mismo

tatón: mosca, bicho volador.

fanana: manzana

vhanana: ventana

manana: timbre, campana

canana: caravana

pa-ato: zapato, plátano, plato.

chin: calcetín

paón: pantalón

a-ayio: caballo

gafa: jirafa

farelo: sombrero

pante: elefante

vante: volante

cacheño: pequeño

fchón: flor

achún: autobús, azul

ayi-yio: amarillo

un mañón: camión (anteriormente m-ha-mmmm)

un mañón a-tzura: camión de la basura

un mañón bero: camión de los bomberos

coche a chira: coche de policía

Cacheño: pequeño

tató: tractor

tató á pala: excavadora

Beda: rueda

guya :grúa.

cheche-a-ieta: leche con galletas

gateta: galleta

cate: chocolate

Papapí: Papá Noel (en desuso)

Noguta: no me gusta; no me apetece en este momento; mejor luego; ahora no; Demonios, qué contrariedad

pete: (en desuso) chupete

petete: chupete

tziat-zio: Dinosaurio. Suele acompañarse de un AAARRRGH

Ecachina: pegatina

Peto: viento

Chillo: Chorizo. Suele acompañarse de un “mmmmmmmmh, que íco

(…)

 

 

 

One thought on “fueda TATÓN!

  1. Me lo he leído un par de veces y no sé si te gusta o no que miniP crezca, o simplemente tratas de asumirlo 😉

    La idea de que mis chicos crezcan, no me necesiten y funcionen solos cada vez mejor, es emocionante. Es lo mejor de la paternidad, ver qué avanzan y te dejan atrás.
    La próxima tendremos ya a los tres de campamento durmiendo fuera de casa, aún queda muchísimo trabajo, nos faltan tres aterradoras adolescencias, pero pasarán, se irán de casa y con un poco de suerte tendrán hijos pronto, jóvenes.

    Porque uno tiene hijos para poder ser abuelo, creo que ese es el sentido de la vida.
    (Y si no quieren tener hijos tendré que joderme, que joderse y aguantarse también es una de las gracias de la vida)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *