Eskimåkvinnans skinnbyxa: El jarrón de Alvar Aalto

Creo que en el mundo del diseño existen pocas delicatessen  como el objeto sobre el que va a versar este primer post. Quizás precisamente por ello pueda resultar un tema algo manido, pero es una tentación a la que soy incapaz de resistirme. Quizás también sea indicador de un fetichismo indisimulado hacia las cosas hermosas y de veneración hacia algunas personas que, por fortuna para todos, pasaron (o están pasando) por este mundo con mucha más fortuna que el común de los mortales.

Es posible que el inteligentísimo lector haya percibido que el título de este primer post no está del todo escrito en la lengua de Cervantes -“pues empezamos bien!” dice un caballero al fondo de la sala-.

Efectivamente, este enrevesado montón de letras solo tiene sentido para los aguerridos finlandeses y los osados que tratan de aprender uno de los idiomas más complejos del mundo. Todo tiene su explicación, pero vayamos por partes.

Seguramente quien haya llegado a este punto de la lectura sabrá quién fue Hugo Alvar Henrik Aalto -de ahora en adelante, Alvar Aalto-. El Maestro de Maestros es reconocido tanto en su arquitectura como en sus diseños de mobiliario por la armonía con la que conjuga la naturaleza con las necesidades humanas del día a día.

jarron alvar aalto © luz10.com

una bandejita para los pistachos © luz10.com

De todas formas, un único objeto le habría bastado para formar parte de la Historia del diseño: el Jarrón Aalto, el jarrón Savoy, el Jarrón ese de vidrio raro y caro… elija el lector la que más rabia le de.

jarron alvar aalto © luz10.com

¿Existe algo más hermoso que el jarrón rojo? © luz10.com

Sus formas sinuosas encierran todas las características que definen su particular manera de hacer arquitectura, por tanto, una buena excusa para escribir sobre él y conocer su historia.

jarron alvar aalto © luz10.com

jarrón Savoy, EL Jarrón © luz10.com

Aino Marsio comenzó a trabajar en el estudio de Aalto en 1924 y poco después se casaron y trabajaron juntos hasta la muerte de Aino en 1949. En sus obras arquitectónicas es difícil distinguir los aportes individuales de Alvar y Aino. Sus resultados se obtienen trabajando en equipo sobre las ideas de Alvar Aalto. Y tomen buena nota de esto porque es algo fundamental en el futuro de este incipiente blog en el que se ahondará en la figura del venerado arquitecto y, por ende, de su bienamada primera esposa.

En el diseño de objetos esto cambia diametralmente. Trabajan en términos distintos quedando patente la personalidad de cada uno en sus piezas.

El carácter de Alvar es impulsivo e imaginativo, el de Aino, tranquilo y realista.

jarron alvar aalto © luz10.com

keep calm and Aino Marsio © luz10.com

Todos sus diseños en vidrio corresponden a la década de 1930 y casi sin excepción fueron presentados a los concursos propuestos por Karhula-Iittala, excepto las piezas diseñadas para Riihimäki en 1933.

El primer concurso al que se presentaron fue el que planteó Karhula-Iittala en 1932

En este concurso Aino obtuvo el segundo premio con su colección denominada Bölgeblick una colección de elementos de vidrio basada en la imagen de las ondas que crea una piedra arrojada en un lago, aunque podría hacer referencia a su propio nombre: Aalto significa onda.

jarron alvar aalto © luz10.com

colección Bölgeblick © luz10.com

Su perfil escalonado y ondulado da nombre a la serie y hace que los vasos y platos sean fácilmente apilables. Un diseño tremendamente funcionalista.

Alvar Aalto también se presentó al concurso del 32 con varios diseños de copas y decantadores de vidrio. No ganó ningún premio, pero los organizadores compraron sus diseños. Aalto dijo que los había diseñado para el sanatorio de Paimio, pero es dudoso que diseñase un conjunto para beber aguardiente, cocktails y licores espirituosos para un sanatorio antituberculoso. Claro que con los finlandeses uno nunca sabe…

jarron alvar aalto © luz10.com

vidrio aaltiano versión Aino © luz10.com

jarron alvar aalto © luz10.com

vidrio Aaltiano, versión Alvar © luz10.com

En la Exposición de París de 1937, Finlandia se encontraba entre los expositores y el pabellón era obra de Aalto. Göran Schildt, uno de los expertos en Aalto más reconocidos a nivel mundial, considera que este pabellón es su primera obra realmente madura.  Aalto también expuso en él sus piezas de diseño industrial y, el objeto más reconocido de toda la exposición: el jarrón Savoy.

jarron alvar aalto © luz10.com

jarrón con estrías © luz10.com

¿Y de dónde había salido este diseño? pues verán, en 1936, Karhula-Iittala patrocinó un concurso para diseñar una pieza que se exhibiría en el pabellón finés al año siguiente. Fueron invitados los mejores diseñadores de vidrio y algunos jóvenes arquitectos, entre ellos Alvar y Aino Aalto o Erik Bryggman.

El primer premio lo consiguió el diseño bajo el lema Eskimåkvinnans skinnbyxa (los pantalones de cuero de la mujer esquimal). Se trataba de varios dibujos hechos con carboncillo  y tinta blanca sobre papel de color recortado y pegado a modo de collage. Era la propuesta de Alvar Aalto.

Eskimåkvinnans skinnbyxa

Eskimåkvinnans skinnbyxa

Su diseño completamente sinuoso y asimétrico rompía con lo que había venido siendo tradicional en vidrio donde siempre se había dado la simetría. Parece claro que Aalto se había inspirado en en una serie de piezas asimétricas de la firma sueca Orrefors presentada en 1935, aunque mucho menos refinada que los diseños del maestro finlandés, quien adoptó la idea y la convirtió en una obra maestra.

Un estruendo atronador retumba en la sala: ¿Acaso copió Aalto el diseño de su más icónica pieza de vidrio?. No me sean simples, por favor. Y no sean cotillas para ver el “original”.

jarron alvar aalto © luz10.com

en planta, diseño clavadito al de Orrefors © luz10.com

El diseño de Aalto se expuso en el pabellón de Finlandia y las piezas se ejecutaron siguiendo los dibujos del arquitecto aunque algunas curvas debieron ser modificadas por ser demasiado agresivas y debió cambiarse la idea original de realizarlo en moldes de fino acero para usar moldes de madera. Estas variaciones de la idea original se hicieron de acuerdo con los conocimientos en el soplado del vidrio de los maestros de Karhula-Iittala.

jarron alvar aalto © luz10.com

Hay infinidad de variaciones © luz10.com

Algunas de las piezas se usaron en el interiorismo del restaurante Savoy, en Helsinki, proyectado por Aino y Alvar Aalto. De esta forma, empezaron a conocerse estos jarrones con el nombre de Savoy. En la correspondencia mantenida entre Karhula-Iittala y Artek, los jarrones se denominaban “Aalto” o “El objeto de Paris”. Desde 1970, se denominan, sencillamente, Jarrón Aalto.

Hoy en día, el jarrón Aalto es, posiblemente, el objeto finlandés más reconocido en el mundo.

Esta pieza la sigue fabricando la empresa finlandesa Iittala en un proceso totalmente artesanal de vidrio soplado en molde. Esta técnica la desarrolló el maestro soplador Hugo Rask con quien Aalto mantuvo una excelente relación que le permitió desarrollar dos piezas excepcionales como regalos a Aino por su 50 cumpleaños: El Gran Jarrón y el Jarrón soplado en molde de madera labrada con estrías, ambos en 1944.

jarron alvar aalto © luz10.com

Felicidades, Aino © luz10.com

El proceso de elaboración de cada jarrón es artesanal y depende de la destreza y los pulmones de fornidos finlandeses que tratan con mimo cada pieza. Se requieren años de aprendizaje para llegar a ser maestro soplador. Este proceso hace que cada pieza sea única, que pueda presentar ligeras imperfecciones y que los orgullosos propietarios-fetichistas nos sintamos especiales cada vez que dirigimos nuestra mirada a uno de estos maravillosos objetos.

jarron alvar aalto © luz10.com

primeros moldes de madera © luz10.com

Durante los primeros años se emplearon moldes de madera. Debido a las altísimas temperaturas del vidrio cuando se introduce en el molde -superiores a 1.000 ºC- la madera se iba degradando, por lo que solo se podía usar para hacer entre 20 y 30 unidades.

jarron alvar aalto © luz10.com

molde metálico © luz10.com

Posteriormente había que repasar el interior, pero esto tan sólo era posible un determinado número de veces por lo que poco a poco el molde de madera fue cayendo en desuso y se empezaron a usar los metálicos.

jarron alvar aalto © luz10.com

de pompa de vidrio a jarrón icónico © luz10.com

Ahora que sabe más sobre esta pequeña y delicada maravilla quizá pueda comprender un poco mejor a los frikis que bebemos los vientos por cosas como esta.

jarron alvar aalto © luz10.com

es un jarroncito muy útil, no se vayan a pensar que es capricho © luz10.com

Esta entrada se ha actualizado con ligeras correcciones y la sustitución de las imagenes por otras propias el nueve de enero de dos mil diecisiete. Ahí es nada.

·············

Como curiosidades, cabe destacar que Alvar Aalto no obtuvo ningún beneficio económico por la producción de esta colección ya que el diseño pertenece a Iittala, el promotor del concurso.

·············

Se dice que cada maestro soplador es capaz de diferenciar sus jarrones de los de sus compañeros.

·············

El proceso de elaboración de un jarrón consta de 12 etapas y dura, aproximadamente, 16 horas.

·············

El jarrón original era el de 140 mm de alto. Hoy en día se producen infinidad de tamaños y colores, muchos de ellos en ediciones limitadas.

·············

El color más difícil de conseguir es el rojo y la producción de estos jarrones es muy limitada.

·············

Unas fotos y un texto obra y gracia de © pedro ivan ramos martín. Pueden usarlas, pero citen su procedencia, claro.

·············

One thought on “Eskimåkvinnans skinnbyxa: El jarrón de Alvar Aalto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *