torres clave luz10 16

Spain is Pain

Esta mañana solté una sonora carcajada muda en la intimidad que compartimos mi ordenador y yo antes que despunte el alba al leer un comentario en facebook en el que Sky Juc escribía “Spain is Pain”. Actualmente se me antoja difícil un resumen más certero de la realidad de este país en el que a muchos nos ha tocado nacer así que decidí, con el espíritu investigador que me caracteriza, ver quién acuñó tan sublime sentencia. Al parecer el 3 de Junio de 2010 The Economist publicaba el Artículo The pain in Spain y todo pinta a que este fue el orígen.

En la búsqueda -breve, no vayan a pensar que uno es un sesudo ratón de biblioteca- también encontré otra cita, de Don Miguel de Unamuno, bilbaíno de nacimiento, pero salmantino en el fondo y en la forma -ya saben que los salmantinos nacemos donde queremos-, que rezaba “me duele España”.

Pues aquí donde me ven, servidor de ustedes tiene una cátedra en dolor, pero como soy un poco -cuando menos- apátrida, pues raro ha de ser que me duela España.  Aunque razones hay para que España sea un dolor. Y una de ellas es que somos, históricamente, muy bestias.

Verán. Hace cosa de 78 años (más o menos, no sean quisquillosos) tuvimos la que seguramente haya sido nuestra mayor muestra de salvajismo como nación: la Guerra Civil.

La Guerra Civil, como todas las guerras, fue un disparate estúpido e innecesario. Murieron miles de personas. Entre ellas Josep Torres Clavé.

Torres Clavé fue un arquitecto y diseñador que mamó de las ubres de Sert y Bonet. Fundador del GATEPAC, excelso dibujante y director de la Escuela de Arquitectura de Barcelona del 36 al 39, año en el que murió en un bombardeo que nunca debió producirse.

En 1934, antes de comenzar la barbarie, diseñó su célebre butaca para el pabellón de la República Española en la Expo de París del 37. Un maravilloso edificio de Sert y Lacasa que compartió con El Guernica y obras de Miró y Calder.

© pedro ivan ramos (Biblioteca en Simancas. Arq. Gabriel Gallegos)

© pedro ivan ramos (biblioteca en simancas. arq. gabriel gallegos)

Las piezas que diseñó Torres Clavé se promocionaron desde 1935 en la productora y tienda MIDVA (Mobles i Decoració per a la Vivenda Actual), creada con Sert y Bonet.

Los objetivos de esta editora eran promocionar el diseño racionalista, estandarizable y asequible para el gran público. Unas metas compartidas por Artek, la editora y comercializadora de muebles creada por Alvar y Aino Aalto junto con Maire Gullichsen en diciembre de ese mismo año. En el fondo no es de extrañar esta coincidencia ya que en 1933 Bonet viajó en el Patris II en la redacción de la Carta de Atenas y allí conoció a Aalto y Le Corbusier. Como ven todo tiene una explicación. Incluso el pliegue Báltico-Mediterráneo.

Torres Clavé se inspiró en los tradicionales cadirats ibicencos. La butaca está fabricada en madera de roble y asiento y respaldo tejidos con cuerda de enea natural. En un principio debía ser un objeto fácilmente industrializable y que pudiera estar al alcance de todo el mundo, al igual que las sillas tradicionales ibicencas realizadas con suma sencillez en madera y cuerda.

© pedro ivan ramos (Biblioteca en Simancas. Arq. Gabriel Gallegos)

© pedro ivan ramos (Biblioteca en Simancas. Arq. Gabriel Gallegos)

Como podrán imaginar, hoy en día es una pieza de culto y su precio no es precisamente asequible. Si Torres Clavé levantara la cabeza es posible que la volviese a bajar, aunque quizás escandalizado por otros temas de más enjundia que el precio de su butaca.

© pedro ivan ramos (Biblioteca en Simancas. Arq. Gabriel Gallegos)

© pedro ivan ramos (Biblioteca en Simancas. Arq. Gabriel Gallegos)

Una de las razones por las que vivió (y murió) este genial arquitecto urbanista y revolucionario fue la denuncia  y búsqueda de frenar la decadencia cultural (concretamente en el sector de la arquitectura y el diseño) proponiendo una ética que asumiera el compromiso social del arquitecto. Hoy, con una profesión demenciada, pisoteada, corrompida y ninguneada. Con Calatravas y Bofilles. Con ineptos y apesebrados compañeros que desde sus comodísimos, serviles y -muy- bien retribuídos puestos en Consejos Superiores, Colegios y demás instituciones inútiles y sin sentido son incapaces de mover un dedo ante leyes absurdas y ministros incompetentes; necesitamos más que nunca espíritus como el de Josep Torres Clavé. Gente que devuelva un mínimo de dignidad a esta profesión por la que, al paso que va la burra, tendremos que pedir perdón

Era un arquitecto nato. Con su entusiasmo, convicción y energía vivió sus ideales y murió por ellos.

(Josep Lluís Sert, arquitecto, mentor y amigo de Torres Clavé)

Torres Clavé murió con 32 años en las trincheras del frente de Cataluña cuando aviones extranjeros -según cuentan las crónicas- sembraron de bombas la tierra que pisaba.

Si, definitivamente hay casos en los que, sin duda, Spain is pain.

© pedro ivan ramos (Biblioteca en Simancas. Arq. Gabriel Gallegos)

© pedro ivan ramos (Biblioteca en Simancas. Arq. Gabriel Gallegos)

·············

José M. Gimenez Valverde, Comisario de Ingenieros del Ejercito del Ebro, se despide de Josep Torres Clavé, en los siguientes términos:

Caíste como los valientes, con la sonrisa en los labios y la esperanza de una sociedad más justa y donde el trabajo fuera su mayor virtud.
Tu sangre joven no será esteril, y fructificando sobre la tierra empapada, florecerá para ver realizadas las ilusiones de tus 32 años, y, con ellas, el premio de tus sacrificios.
Una firme promesa, camarada: tu obra tendrá continuadores.

( “Hoy ha muerto un gran antifascista” Las Noticias 18-1-1 939)

·············

Josep Torres Clavé fue descrito por quienes trabajaron con él como un hombre lleno de vida y pasión. Capaz de contagiar su entusiasmo y su infinita capacidad de trabajo y organización.

·············

Dentro del GATEPAC, Torres Clavé era considerado el mejor dibujante.

·············

Creador también de la revista AC (Documentos de Actividad Contemporánea), su trabajo fue clave para divulgar en este terruño hispano la obra y los estudios teóricos de Le Corbusier, Gropius, Mies, Miró o Picasso.

·············

Las fotos que son propiedad del autor, y por su nombre le reconocerán, son eso: propiedad del autor. Si las quiere utilizar para divulgar el conocimiento universal, utilícelas. Eso sí, cite al autor, que no cuesta nada y hace ilusión. Y el resto de ustedes, difundan y compartan luz10.com entre sus amistades y allegados: se lo agradecerán.

·············

Un texto original de su fiel y seguro servidor © Pedro Iván Ramos Martín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *