© pedro ivan ramos martin luz10 entre los bares

Entre los bares

¿Ustedes saben qué se va a hacer a los bares?

No me respondan, yo se lo digo: a los bares se va a hablar.

Se va a hablar entre destilados y fermentados. Se va a hablar entre conocidos y desconocidos.  Se va a hablar entre ruidos y voces. Se va a hablar entre taburetes y sillas. Se va a hablar de todo y se va a hablar de nada. Se va a hablar entre las barras y se va a hablar entre las jarras.

Se va a hablar.

Y se habla.

© pedro ivan ramos martin luz10 entre los bares

Si en un bar no se puede hablar, no es un buen bar.

A veces se habla durante horas perdiendo la noción del tiempo mientras al son de las rondas del fermentado de cebada y lúpulo una cálida y plácida bruma nos mece dejándonos llevar por su arrulladora y melosa compañía.

© pedro ivan ramos martin luz10 entre los bares

Consejo Luz10: busquen siempre la mejor compañía.

Fluye la conversación.

Continúan las rondas.

En la mesa de al lado alguien se pide un vino.

© pedro ivan ramos martin luz10 entre los bares

Intenten aparcar el móvil por un momento. Sé que es duro.

Las miserias diarias se aparcan por un momento y es entonces cuando adquieren su importancia real.

Se vacían las copas sin solución de continuidad. No se alarmen, afortunadamente, tiene remedio y si están en el lugar adecuado no les será excesivamente oneroso.

© pedro ivan ramos martin luz10 entre los bares

Si esto sucede, pongan remedio cuanto antes.

Así debe ser, no lo duden.

Porque el hablar te deja la boca seca y la mente sedienta. Porque el zumo de talento engrasa las meninges y sublima las ocurrencias. Porque aunque secos de carácter somos de regadío en el fondo de nuestro corazón.

© pedro ivan ramos martin luz10 entre los bares

A una ronda, normalmente, le sigue otra.

En ocasiones topas con desconocidos que parecen no serlo. Esa sensación mágica de conocer sin conocer, de saber cómo son sin haberles visto antes. De pensar que quien está enfrente sería la persona adecuada para contarle un secreto. Incluso de contárselo.

© pedro ivan ramos martin luz10 entre los bares

Los bares guardan infinidad de historias. O más.

Seguramente algo tenga que ver el influjo de la Luna o que según avanza la noche vamos, poco a poco, entrecerrando los ojos y sonriendo abiertamente.

Hasta acabar, incluso, riendo.

Y hacer que pueda surgir algo parecido a la amistad.

© pedro ivan ramos martin luz10 entre los bares

He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser y otras cosas que no creerían.

¿Saben? yo tengo alguna historia magnífica. Realmente estupenda, pero no se la puedo contar.

Porque lo que pasa en los bares, se queda entre los bares.

·············

Enciendo las luces y asesino la magia. Las gentes abandonan el local, pero sé que algunos de ustedes, los mejores sin duda, volverán por aquí. Esta es su casa. Y yo que lo agradezco.

·············

Tengo la banda sonora perfecta para esta entrada, pero no se la desvelaré porque en realidad ya lo he hecho. Lo mejor será que cada uno de ustedes ponga la suya propia.

·············

Vayan a los bares y hablen entre ustedes. Descubrirán que no siempre su magnífico smartphone es la mejor herramienta de comunicación con aquellos por quienes sienten aprecio.

·············

Una entrada porque-me-da-la-gana y porque el blog es mío y escribo lo que quiero. One more time, fotos y textos originales de su fiel y seguro servidor ©pedro iván ramos martín. Hagan lo que les plazca con este material, pero dignifíquense citando su procedencia.

·············

Pónganse la ropa de los domingos, bajen a su bar de confianza y compartan esta entrada. El autor no se lleva comisión de las cervezas despachadas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.